spot_img

RECIENTES

EE.UU.: millones dejan trabajos mal pagos para tener mejor calidad de vida

Millones de estadounidenses perdieron sus trabajos durante la pandemia, pero otros varios millones han decidido renunciar a sus trabajos mal pagados o con pésimas condiciones para su salud física o mental.

El fenómeno se ha llamado “la gran renuncia”, y solamente en setiembre más de 4,4 millones de personas renunciaron a sus trabajos en setiembre, que se puede traslapar con las más de 4,7 de solicitudes de patentes comerciales para emprendimientos o pequeños y medianos negocios, número que es 34% mayor con respecto a 2019.

¿Las razones? el llamado síndrome del burn-out, un neologismo anglo que se puede traducir como “estar quemado” por el exceso de trabajo o por un ambiente laboral tóxico y poco salubre.

Algunos analistas pensaron que a medida que se fueran reduciendo los paquetes de asistencia económica del gobierno de Joe Biden a quienes perdieron sus trabajos, volverían a reincorporarse a sus antiguos puestos laborales, pero esos más de 4 millones decidieron no volver a esos puestos laborales que odiaban. Las estadísticas marcan una especial incidencia en trabajadores de 30 a 50 años de todos los géneros.

“Muchos trabajadores vieron que estaban hipotecando sus vidas por salarios miserables”, dijo al diario español El País la académica y activista estadounidense Patricia Campos-Medina de la Universidad de Cornell en Nueva York. Este malestar, dice la experta, se percibe en todas las actividades que tuvieron un aumento particular de carga horaria o de responsabilidades durante la pandemia. En los empleos ligados al área de la salud, por ejemplo, se notó un aumento de renuncias de más de 3,6%.

Otros rubros como gastronomía, hospitalidad y hotelería, entretenimiento y afines vieron una ola de renuncias sin precedentes: en agosto de 2021, 892.000 renunciaron a trabajos que no querían en restaurantes y hoteles, y 721.000 hicieron lo mismo en comercios minoristas como tiendas o supermercados. Este tipo de labores son de las peor pagadas de Estados Unidos, y el salario bajo ha sido una de las detonantes de “la gran renuncia”.

“Trabajaba un sinfín de horas y viajaba mucho”, dijo a CNN Kate Santangelo, una emprendedora y fundadora de Monmouth Moms, un movimiento que ofrece información y recursos a madres y padres para independizarse de sus trabajos odiosos para tener mejor calidad de vida y pasar más tiempo con sus familias.

“Monmouth Moms me permite despegarme si necesito llevar a mis hijos al médico u ofrecer más flexibilidad en cuanto a cuándo puedo programar citas para ellos”, agregó.

Otras personas aprovecharon el envión para retirarse o jubilarse. En Estados Unidos, particularmente, no existe un sistema de jubilaciones o pensiones del tipo social como en otros países, sino que retirarse depende de cuánto dinero pudiste ahorrar en una cuenta bancaria o en un fondo de pensiones privado. Dicho esto, una persona se puede jubilar cuando quiera y debe manejar cuánto dinero puede gastar por mes a sabiendas de cuánto ha podido guardar.

“Un día me vino el pensamiento de ‘Dios, ¿acaso no es una tragedia que tengamos que pasar todo este tiempo trabajando para nuestra jubilación y luego, cerca de la línea de meta, nos contagiemos de una enfermedad y muramos sin llegar a disfrutar la jubilación?, dijo Scott Banks a CNN. Él y su esposa decidieron jubilarse en setiembre y comprar una casa rodante para vivir en la carretera por los años que les quedan.

Las estadísticas
– El rango etario de empleados entre 30 y 45 años ha mostrado un mayor aumento en la tasa de renuncias con un incremento promedio del 20% entre 2020 y 2021.

– La tasa de renuncias de gente entre 20 y 25 años más bien bajó debido a la incertidumbre financiera y la reducción de demanda de jóvenes sin experiencia o educación.

– Curiosamente, las tasas de renuncia también disminuyeron para aquellos en el grupo de edad de 60 a 70, mientras que los empleados en los grupos de edad de 25 a 30 y 45+ experimentaron tasas de renuncia ligeramente más altas que en 2020 (pero no un aumento tan significativo como el de los de 30 a 45 años). grupo).

– Si bien las renuncias en realidad disminuyeron levemente en industrias como la manufactura y las finanzas, un 3.6% más de empleados de atención médica renunciaron a sus trabajos que en el año anterior, y en tecnología, las renuncias aumentaron un 4.5%

Latest Posts

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Contáctanos ahora