spot_img

RECIENTES

ChatGPT e inteligencia artificial: qué significa para las pequeñas empresas

Este es un artículo de opinión de Martin Labb, coordinador de Desarrollo del Sector Tecnológico del Centro de Comercio Internacional.

A finales de 2022, ChatGPT, un chatbot de inteligencia artificial, se convirtió en la aplicación de más rápido crecimiento de la historia, alcanzando una cifra estimada de 123 millones de usuarios a menos de tres meses después de su lanzamiento.

Es el espécimen más destacado de las herramientas de inteligencia artificial (IA) que generan contenidos como texto, imágenes y código de software. El Centro de Comercio Internacional (ITC, en inglés) reflexiona sobre lo que esto podría significar para el ámbito del desarrollo del comercio internacional.

La IA no es nueva para quienes utilizan Siri, Cortana y otros asistentes virtuales, los programas capaces de mantener una conversación en tiempo real por texto o por voz. Los algoritmos basados en datos masivos también han determinado cómo nos desplazamos de A a B cuando utilizamos una aplicación de transporte, ya sea en un automóvil en Manila o en una «boda boda» en Kampala.

Del mismo modo, la IA puede seleccionar a los solicitantes de empleo en entrevistas de vídeo asíncronas. La investigación para el diagnóstico del cáncer, el diseño automático de prótesis dentales y el análisis de imágenes médicas son otros ejemplos del uso de la IA en el sector sanitario.

Sin embargo, la funcionalidad de procesamiento del lenguaje natural de ChatGPT nos permite mantener una conversación de tipo humano con la IA.

Este chatbot (asistente virtual) de próxima generación tiene el potencial de convertirse en una alternativa a los motores de búsqueda tradicionales, de ahí la urgencia de otras grandes empresas tecnológicas como Google por lanzar sus propios chatbots en 2023 para mantenerse al día  y obtener beneficios.

Mientras tanto, para muchos de nosotros, ChatGPT se ha convertido en una herramienta que utilizamos a diario, para investigar y apoyarnos en el desarrollo de contenidos.

Según Satya Nadella, el director ejecutivo de Microsoft, que se dice que ha invertido recientemente más de 10 000 millones de dólares en OpenAI (la empresa detrás de ChatGPT), esto marca la aparición de una «relación simbiótica entre humanos y máquinas».

Queda por ver si será una opción y no una necesidad.

La IA requiere mucho capital, tanto por la enorme cantidad de datos como por la potencia informática necesaria, lo que significa que será difícil que surjan competidores globales fuera de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Las empresas de software africanas que se aventuran en este campo, como Baamtu en Senegal, tienen dificultades para acceder a los datos necesarios a pesar de su experiencia. Los datos se han convertido en el nuevo petróleo.

Ya en 2019, nuestros colegas de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi) detectaron el crecimiento exponencial de la IA en las solicitudes de patentes relacionadas desde 2012, originadas principalmente en Estados Unidos y China. Ahora, el resto del mundo está tratando de ponerse al día.

Puede contar con un impacto a escala en todos los ámbitos: desde la administración pública, las empresas y la sociedad civil hasta la educación, la sanidad y los servicios financieros.

Las tecnologías digitales inteligentes ya se utilizan ampliamente en la agricultura de los países de renta alta. Por ejemplo, la IA se está utilizando en sistemas de ordeño robotizado en lugares como Braz (Austria) para decidir qué vaca debe ordeñarse y cuándo, con escasa supervisión del ganadero.

En los países de renta baja, en cambio, la IA se limita principalmente a la agricultura inteligente a pequeña escala y al procesamiento de imágenes por satélite en el ámbito de la pequeña agricultura. Pero si miramos a nuestro alrededor, podemos anticipar usos futuros, si se encuentra un modelo de negocio adecuado.

El concepto de «fábricas oscuras», donde los robots industriales producen bajo supervisión humana a distancia, aún no está muy extendido.

¿Qué ocurrirá con los tres millones de trabajadores de la industria de la confección de Bangladesh que ensamblan camisetas de cinco dólares, con un salario mensual de 70 dólares, cuando el equipo actual esté listo para su renovación?

Además, la automatización de los empleos de servicios está a la vuelta de la esquina, incluso en la tecnología. La IA ya se está abasteciendo de código en bibliotecas de código a petición de los desarrolladores de software, que la utilizan para aumentar su productividad. ¿Está ocurriendo esto a expensas de los desarrolladores de software junior?

Otros sectores de servicios se verán afectados: en Senegal, se están utilizando chatbots en lugar de operadores de atención al cliente, ya que tanto los clientes como los inversores quieren reducir costes.

En Filipinas, algunos de sus 1,2 millones de puestos de trabajo de gestión de procesos empresariales (en gran medida de atención al cliente para el resto del mundo) podrían ser sustituidos por la automatización robótica de procesos.

Esta tecnología automatiza tareas repetitivas y rutinarias, lo que permite a las empresas racionalizar sus operaciones, reducir errores y aumentar la eficiencia.

Más allá del sector de la gestión de procesos empresariales, también es probable que la IA generativa quite puestos de trabajo de nivel básico a los artistas de videojuegos, personas que crean contenidos para videojuegos, o a los diseñadores gráficos, que suelen trabajar como autónomos.

Si analizamos lo anterior según la teoría de la destrucción creativa de Schumpeter, los nuevos empleos que aún no existen sustituirán a los que quedarán obsoletos. En este contexto, el aprendizaje continuo, el reciclaje y la mejora de las cualificaciones serán esenciales para los trabajadores manuales y administrativos.

La IA influirá en nuestra asistencia técnica relacionada con el comercio. La IA acelerará la forma en que analizamos los datos comerciales.

La IA también nos ayudará a mejorar la experiencia del alumno en la Academia de Comercio de las pymes del ITC, que ya está experimentando con herramientas como Synthesia para producir vídeos con avatares de aspecto humano en varios idiomas y acentos.

Tenemos que ayudar a nuestros beneficiarios a aprovechar también esta tecnología, por ejemplo, el sastre de Burundi que está utilizando ChatGPT para redactar materiales de marketing como folletos y contenido de sitios web.

La forma en que prestamos nuestra asistencia técnica y en qué idiomas también cambiará en beneficio de nuestros clientes: la conversión de texto a voz en varios idiomas puede hacer que nuestra información comercial sea accesible a agricultores que hablan un idioma distinto del idioma en que se publicó la información y que prefieren llamar por teléfono en lugar de leer en línea.

Todo lo anterior no ocurrirá de la noche a la mañana, pero, no obstante, tenemos que empezar a prepararnos para ello.

Martin Labb es el coordinador de Desarrollo del Sector Tecnológico y gerente del programa NTF V en el Centro de Comercio Internacional. Fundado en 1964, el Centro de Comercio Internacional es un organismo multilateral que tiene un mandato conjunto con la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

T: MF / ED: EG

Latest Posts

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
spot_img
Contáctanos ahora