jueves , septiembre 21 2017
Home / Opinión / Opinión Internacionales / La restauración neoliberal provoca desastres en Argentina y Brasil
Taxi El Tiburón

La restauración neoliberal provoca desastres en Argentina y Brasil

Por Emir Sader

En ambos países no hay ningún síntoma de retomar el crecimiento económico, ya que la única política de esos gobiernos es el ajuste fiscal, algo que en ninguna parte del mundo condujo a la recuperación de la expansión económica, sino más bien al contrario.

Una vez más el neoliberalismo quiso presentarse como panacea para resolver los problemas de países latino-americanos. Y una vez más provoca desastres y no aporta soluciones.

Países que todavía se plantean ese dilema – como Ecuador ahora, en segunda vuelta -, no necesitan mirar hacia su pasado y comparar con su presente. Basta con mirar los desastres provocados por los gobiernos de Mauricio Macri y de Michel Temer, para ver los riesgos que la restauración liberal presenta. Mirar hacia la peor crisis de la historia argentina a comienzos del siglo, cuando el modelo neoliberal explotó de manera espectacular y la recuperación formidable del país promovida en contra de las políticas neoliberales por Néstor y Cristina Kirchner. Ver lo que era Brasil, el país más desigual del continente, más desigual de mundo, antes de los gobiernos de Lula y de Dilma, y los gigantescos avances que tuvo el país con esos gobiernos.

Mientras que ni Argentina, ni Brasil presentan ni un índice económico positivo y, por el contrario, viven inmersos en retrocesos en el plano social, con los gobiernos que prometían, de nuevo, al igual que en su primera aparición, resultados rápidos y totalmente positivos para sus países. Los dos países viven retrocesos enormes, paralelamente, porque tienen políticas económicas muy similares, centradas en duros ajustes fiscales.

Se valieron de los efectos regresivos internacionales sobre las economías de esos países para retomar su vieja cantilena de que el problema reside en los gastos – considerados excesivos por ellos, el Estado. De ese diagnóstico equivocado, solo podrían salir medidas equivocadas.

Tuvieron que diagnosticar una crisis económica profunda, que no era tal pero que necesitaban, para aparecer de nuevo como los salvadores de una situación catastrófica provocada por los gastos excesivos del Estado. En Argentina, Macri gobernó abiertamente para los ricos desde el comienzo de su gobierno. Las tarifas de agua, luz y gas aumentaron en más del 400% y el transporte duplicó su precio. Si alegan que hay que bajar el gasto público, les quitan impuestos a los ricos, con el pretexto, nunca confirmado por la realidad, de que sería una forma de incentivar unas inversiones que nunca llegan.

Lo mismo ocurre en Brasil, se gobierna para los bancos, incrementando la recesión y el desempleo, congelando los recursos para las políticas sociales, pero manteniendo los reajustes a los pagos al capital financiero con la deuda pública. En ambos países no hay ningún síntoma de retomar el crecimiento económico, ya que la única política de esos gobiernos es el ajuste fiscal, algo que en ninguna parte del mundo condujo a la recuperación de la expansión económica, sino más bien al contrario.

Por ello, los movimientos sociales latino-americanos han publicado un manifiesto con el significativo título de: “Pueblo de Ecuador: No elijas a un Macri o a un Temer Ecuatoriano!”. Al contrario que algún intelectual ecuatoriano o de cualquier otro país de América Latina o de Europa, esos movimientos no se muestran ajenos a las alternativas de la segunda vuelta en Ecuador.

De ahí que, después de analizar las consecuencias del cambio de gobierno en Argentina y en Brasil, dicen:

“Querido Pueblo de Ecuador, no caigan en esa trampa de eligir un banquero, porque después no habrá tiempo para arrepentimientos, pagarán con su trabajo el error político.” Se alinean sin dudas con la candidatura de Lenin Moreno en la segunda vuelta, para evitar que los desastres provocados por la restauración neoliberal en Argentina y en Brasil se reproduzcan en Ecuador y se frene de una buena vez la ofensiva de derecha en la región.

Taxi el Tiburón

About lagaceta2013

Check Also

Brasil: El gobierno golpista siente la fuerza del movimiento popular

El ensayo fue largo, pero el paro general despuntó y paralizó Brasil. De norte a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + tres =

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com